Un rato sin

|
Un rato sin los pies, sin la desvencijada manera de vestirnos. De revestirnos y trasvestirnos. Un rato sin ti, sin tu dientes que me comen la amargura de los días fósiles. Un rato sin. O muchos.

1 comentarios:

Laura S. dijo...

En realidad eres muy bueno.

Me alegra haberte encontrado.

Me recuerdas a Pessoa por ratos.

Un beso.

Publicar un comentario

¡Gracias por tus comentarios! Luego te respondo. Nos vemos.

Amaru