Daniela

|
Te irás o vendrás, suave, como tomada siempre por las aspas de tu vibrante corazón. Serás un sueño, una esperanza que se me quedó desde niño o la pasión que nunca pude. Volverás a mi con los ojos prendidos, con esos ojos que miraron fuerte y pisaron las calles de mi Santiago entumecido. Sonará el teléfono. Llamarás, tendré tus cartas y sabré que de angelitos llenaste los vacíos que algún día te tomaron de la cintura.
Dedicado a la Dani, que quiero demasiado.

2 comentarios:

Monica Alvarez dijo...

Hola Amaru:

hermoso tu poema, menos experimental pero de sensible arquitectura.Habla tu corazon y eso es bueno.
Saludos

milemociones dijo...

daniela
asi me lleman
desde que soy niña
desde que lo recuerdo
y entiendo
a ese nombre
cada vez
que alguien lo nombra


que lindo saber
que otra persona
que responde
al mismo nombre
sea la inspiración
de tan lindas
palabras



un abrazo
de esos apretados
y energizantes




la otra dani





muak





.
.

Publicar un comentario

¡Gracias por tus comentarios! Luego te respondo. Nos vemos.

Amaru